JAZZ Y EL CINE

TÍTULO ORIGINAL Paris Blues 

AÑO    1961    

DURACIÓN   98 min.    

DIRECTOR   Martin Ritt 

GUIÓN    Walter Bernstein, Irene Kamp, Jack Sher

MÚSICA   Duke Ellington 

FOTOGRAFÍA   Christian Matras 

REPARTO   Paul Newman, Joanne Woodward, Sidney Poitier,
  Diahann Carroll, Louis Armstrong, Serge Regianni 
     
GÉNERO   Drama. Comedia | Jazz 

SINOPSIS   Narra las desventuras románticas de dos músicos de
  jazz norteamericanos que tocan en un club nocturno
  de París. Ram va a la estación de San Lázaro a esperar
  al gran trompetista Wild Man Mooer. Allí conoce a dos
  turistas, Connie y Lillian, y las invita a que vayan
  a oirle tocar en el Club De Marie. Por su parte,
  Wild Man le ha prometido que hará llegar su partitura
  a un importante empresario. (FILMAFFINITY)
 

     
 

Titulo original: BIRD

Director: Clint Eastwood

Actores: Forest Whitaker, Diane Venora, Michael Zelniker, Samuel E. Wright, Keith David, Michael McGuire, James Handy, Damon Whitaker

Productor: Clint Eastwood

Guión: Joel Oliansky

Fotografía: Jack N. Green

Música: Lennie Niehaus

Calificación moral: No recom. menores de 13 años

Duración: 154 minutos.

Sinopsis :

La fama del saxofonista de jazz Charlie ?Bird? Parker crece rápidamente a partir de su llegada a Nueva York en 1940. Pero, Parker comienza a abusar del alcohol y las drogas y su vida se convierte en un infierno.

TÍTULO ORIGINAL Pete Kelly's Blues

AÑO   1955  

DURACIÓN  95 min.   
 

DIRECTOR  Jack Webb

GUIÓN   Richard L. Breen

MÚSICA   Arthur Hamilton

FOTOGRAFÍA  Harold Rosson

REPARTO  Jack Webb, Janet Leigh, Edmond O'Brien, Peggy Lee, Andy Devine,
  Lee Marvin, Ella Fitzgerald, Martin Milner, Than Wyenn, Herbert Ellis,
  John Dennis, Jayne Mansfield

PRODUCTORA  Warner Bros. Pictures
 
GÉNERO  Drama.  Musical

SINOPSIS  Pete Kelly es un trompetista que toca con su banda de jazz,
  conocida como "Pete Kelly y sus Big Seven", en un local de Kansas City.
  Un día aparece por allí Frank McCarg, un mafioso que le exige ser su
  manager a cambio del 25% de las ganancias y de que su novia Rose cante
  en el grupo. Tras negarse, Frank asesina a uno de los amigos de Pete,
  por lo que esté decidirá aceptar sus condiciones, esperando tener en el
  futuro la oportunidad de vengarse de él... (FILMAFFINITY)

TÍTULO ORIGINAL Swing Kids

AÑO   1993  

DURACIÓN  112 min.

DIRECTOR  Thomas Carter

GUIÓN   Jonathan Marc Feldman

MÚSICA   James Horner

FOTOGRAFÍA  Jerzy Zielinski

REPARTO  Robert Sean Leonard, Christian Bale, Frank Whaley,
  Barbara Hershey, Kenneth Branagh, Tushka Bergen,
  David Tom, Julia Stemberger, Noah Wyle

PRODUCTORA  Buena Vista

GÉNERO  Musical | Nazismo

SINOPSIS  Alemania, 1939. Cuando Adolf Hitler está a punto
  de conducir su país a la guerra, imponiendo una
  dura disciplina que niega la libertad individual,
  grupos de jóvenes alemanes, bajo la influencia de
  la pasión política y el mensaje de libertad de la
  música swing americana, se rebelan contra ese orden.
  Conocidos como los "Chicos Swing", imitan la última
  moda inglesa y americana. Llevan abrigos demasiado
  randes, sombreros hongo, paraguas negros y el pelo
  largo. Exaltados por la exhuberancia del baile,
  tienen unos conocimientos enciclopédicos de la
  música, y lo que empieza como una inocente rebelión
  juvenil, se convierte en una peligrosa rebelión
  política contra la amenazante marea nazi. (FILMAFFINITY)


TÍTULO ORIGINAL The Fabulous Baker Boys

AÑO   1989  

DURACIÓN  113 min.  
 
DIRECTOR  Steve Kloves

GUIÓN   Steve Kloves


MÚSICA   Dave Grusin

FOTOGRAFÍA  Michael Ballhaus

REPARTO  Jeff Bridges, Michelle Pfeiffer, Beau Bridges, Jennifer Tilly,
  Wendy Girard, Ellie Raab, Xander Berkeley, Dakin Matthews

PRODUCTORA  The Rank Organisation / Gladden Entertainment / Mirage Productions

PREMIOS  1989: 4 nominaciones al Oscar: Actriz
  (Michelle Pfeiffer), fotografía, montaje, bso
  1989: Globo de Oro Mejor Actriz (Michelle Pfeiffer)
GÉNERO   Drama

SINOPSIS  Jack Baker llega, como siempre, con el tiempo justo a la sala
  de fiestas en la que él y su hermano Frank van a actuar tocando
  el piano. Llevan así muchos años. Han pasado por momentos mejores
  y peores, como todos los cantantes de salas de fiesas. Pero la
  actuación de esa noche es un total fracaso, por lo que el gerente
  del establecimiento les paga diciéndolos que no vuelvan por allí.
  A la vista del poco éxito que tiene el dúo últimamente, ambos se
  piensan seriamente la posibilidad de contratar a una cantante.

TÍTULO ORIGINAL The Cotton Club

AÑO   1984  

DURACIÓN  128 min.   
 
DIRECTOR  Francis Ford Coppola

GUIÓN   Francis Ford Coppola, William Kennedy, Mario Puzo

MÚSICA   John Barry

FOTOGRAFÍA  Stephen Goldblatt

REPARTO  Richard Gere, Diane Lane, Gregory Hines, Nicolas Cage,
  Bruce McVittie, Lonette McKee, Bob Hoskins, James Remar,
  Allen Garfield, Gwen Verdon, Tom Waits, Jennifer Grey,
  Laurence Fishburne, Fred Gwynne, Lisa Jane Persky, Joe
  Dallesandro, Gregory Rozakis, Sofia Coppola, Mario Peebles

PRODUCTORA  Zoetrope Studios / PSO International / Totally Independent

PREMIOS  1984: 2 nominaciones al Oscar: Mejor dirección artística, montaje

GÉNERO  Musical. Drama

SINOPSIS  América, años veinte. El Cotton Club es el night club de
  jazz más famoso de Harlem, Nueva York. Su historia es la
  historia de la gente que frecuenta el local. Richard Gere
  es Dixie Dwyer, un atractivo trompetista en busca del éxito
  cuya suerte cambia de forma espectacular cuando salva la
  vida del gángster Dutch Schultz -Bob Hoskins-. Gregory Hines
  es Sandman Williams, un brillante bailarín de color que sueña
  con convertirse en estrella. Diane Lane es Vera Cicero, la
  novia de Dutch Schultz, una joven bella y ambiciosa cuya vida
  puede correr peligro ante la pasión prohibida que siente por Dixie.

TÍTULO ORIGINAL Sweet and Lowdown

AÑO   1999  

DURACIÓN  95 min.
 
DIRECTOR  Woody Allen

GUIÓN   Woody Allen

MÚSICA   Varios (Jazz)

FOTOGRAFÍA  Zhao Fei

REPARTO  Sean Penn, Uma Thurman, Anthony LaPaglia, Samantha Morton,
  James Urbaniak, John Waters

PRODUCTORA  Sweetland Films

PREMIOS  1999: 2 Nominaciones al Oscar: Mejor actor (Sean Penn),
  1999: 2 nominaciones al Globos de Oro: Actor, actriz secundaria

GÉNERO   Comedia | Años 30

SINOPSIS  América años 30. Emmet Ray es un genio del jazz, un guitarrista
  magistral, sólo superado por el hombre que le obsesiona: el
  legendario Django Reinhardt. Sin embargo, en cuanto baja del
  escenario Emmet se convierte en un tipo arrogante, zafio y
  mujeriego que bebe demasiado y que disfruta disparando a las ratas.
  En definitiva, él sabe que es un músico de jazz con talento, peor
  también que su licenciosa vida de jugador y bebedor, su tendencia
  a meterse en problemas y su incapacidad para comprometerse le
  impide alcanzar la cima profesional y sentimental. Un día Emmet
  conoce a Hattie, una chica muda con la que comienza una relación
  demasiado seria para su gusto.

TÍTULO ORIGINAL Mo' Better Blues

AÑO   1990  

DURACIÓN  120 min.  
 
DIRECTOR  Spike Lee

GUIÓN  Spike Lee

MÚSICA  Bill Lee (Jazz)

FOTOGRAFÍA  Ernest Dickerson

REPARTO  Denzel Washington, Spike Lee, Wesley Snipes, Giancarlo Sposito,
  Samuel L. Jackson, Nicholas Turturro, Cynda Williams, John Turturro,
  Dick Anthony Williams, Robin Harris, Bill Nunn, Joie Lee,
  Tracy Camilla Johns
PRODUCTORA  Universal Pictures

GÉNERO  Drama

SINOPSIS  Bleek Gilliam es un músico con una estricta formación como trompetista.
  Junto a Shadow Henderson, un saxofonista, lidera un quinteto de Jazz
  que ofrece sus actuaciones en un club de los bajos fondos. Aunque
  Shadow disfruta de un mayor protagonismo en la banda, a Bleek no le van
  mal las cosas. Sin embargo los problemas surgen y se ve obligado a tomar
  decisiones críticas. Por una parte, Bleek debe salir en defensa del
  manager del grupo, un amigo de la infancia con problemas de juego que
  frecuentemente es apaleado por sus acreedores. Por otra, el trompetista
  se ve en la encrucijada de tener que elegir entre dos mujeres, una maestra
  de escuela y una cantante, con las que mantiene una relación sentimental
  paralela. Por si fuera poco, su rivalidad profesional con Shadow amenaza
  con dividir a la banda.

TITULO ORIGINAL: Round Midnight
AÑO: 1.986
DURACIÓN: 126 min.

DIRECTOR: Bertrand Tavernier.
GUIÓN: Bertrand Tavernier y David Rayfielf.
MÚSICA: Herbie Hancock.
FOTOGRAFÍA: Bruno de Keyzer
REPARTO: Dexter Gordon, François Cluzet, Gabrielle Haker, Sandra Reaves-Phillips, Lonette Mc Kee, Cristine Pascal, Herbie Hancock, Bobbie Hutcherson, Ron Carter, Freddie Hubbard, Billy Higgins, Eric Le Lann, John Mc Laughlin, Pierre Michelot, Wayne Shorter, Palle Mikkel Borg, Cedar Walton, Mads Vinding, Tony Williams.

Probablemente la mejor película sobre el mundo del Jazz, con un Oscar a la mejor BSO. (En competencia ese año con "La Misión")

SINOPSIS  La noche ha caido sobre Paris. En un  callejón oscuro las cámaras nos introducen a través de un interminable travelling en la profundidad de un club de jazz. En el escenario se encuentra Dexter Gordon, que transformado en actor protagonista da vida a Dale Turner, saxofonista alcohólico y drogadicto, que como otros muchos de sus compatriotas se ha refugiado en Europa, no ya en busca del éxito y el aplauso, sino de la mera supervivencia. Allí, sometido a la férrea dictadura de su compañera Buttercup, recorre a diario el triste camino que separa el hotel en el que vive encerrado, del club en el que toca todas las noches. Francis Borler, un aficionado francés que ha hecho de la música de Turner, la razón de su vida, sacrificando incluso su trabajo y su propia familia, acude al club para conocer a su ídolo. Tras ímprobos esfuerzos, consigue llevar a vivir consigo al saxofonista y gracias a sus cuidados y a la incondicional devoción de su amigo, Turner abandona el alcohol, vuelve a componer y renace física y artísticamente de sus cenizas. Pero Turner no es feliz en esa burbuja de éxito y adoración; no puede escapar por mas tiempo de su propio espíritu autodestructivo. Por ello debe regresar a Estados Unidos, para encontrase finalmente con su trágico destino.

Esta es la hermosa historia que relata el director francés Bertrand Tavernier, en su film de 1.986 ROUND MIDNIGHT, con el que logra una inmersión de una profundidad sin precedentes en todos los aspectos del universo jazzístico: el literario, el gráfico y el musical, y sobre todo en el peculiar carácter de sus personajes, sin mas artificios que las licencias propias del drama.

ROUND MIDNIGHT no es propiamente una película mas sobre el Jazz, sino un verdadero musical, en el que destacados jazzmen, interpretan en directo números completos en el escenario de un club de Jazz, perfectamente retratado por Tavernier, sin ningún tipo de interferencia argumental. Por otra parte la música incidental, arreglada y en parte compuesta por Herbie Hancock y que mereció el Oscar de la Academia de Hollywood, es un elemento fundamental que colorea sus escenas de tristeza y poesía.

Sus actores son en buena parte músicos de Jazz como Herbie Hancock o Bobby Hutcherson y por supuesto, el protagonista, Dexter Gordon que, casi interpretándose a sí mismo, consiguió una nominación para el Oscar al mejor actor. Sus aportaciones y constantes sugerencias durante el rodaje, dotaron a su personaje de un gran realismo y verosimilitud.

ROUND MIDNIGHT captura a la perfección el espíritu del Jazz. Es un film sólido, técnicamente brillante, pero ante todo es un emocionante homenaje al jazz y a sus devotos amantes.

Acordes y desacuerdos: I remember Django

acordes.jpgNueva muestra de falso documental que el director judío Woody Allen utilizase 15 años antes con Zelig. Acordes y desacuerdos narra por boca de terceros la vida y obra de un imaginario guitarrista de jazz de los años 30, Emmet Ray, que vive por y para su instrumento y del que se considera el mejor especialista del mundo. Eso sí, detrás de “un tal Django Reinhart que hay por Europa”. Plagada de guiños jazzistas, quizá sólo al alcance de los muy aficionados, Acordes y desacuerdos representa un rendido homenaje de Allen hacia el mundo del jazz.

El drama de una guitarra

Bajo el prisma de la comedia, tras Acordes y desacuerdos se esconde una muy ácida reflexión sobre el artista y su labor de creación. Ya sea un músico de jazz, ya sea un director de cine, eso es algo que Allen toca regularmente en muchas de sus cintas. Inevitablemente, y por mucho que se presenten desde el punto de vista formal como comedias, terminan por aparecer tintes tragicómicos. ¿Alguien se atreve (tras contemplar el final de la cinta, que no desvelaremos) a calificar a Acordes y desacuerdos como una comedia?

De nuevo aluvión de nominaciones a los Oscar para los actores de una película alleniana. Un Sean Penn acaso superior a la propia película consigue con su interpretación uno de los mejores papeles de su carrera, así como demostrar de la mano de Allen ser un actor insospechadamente dotado para la comedia. Otra nominación a la mejor actriz de reparto para la novísima actriz Samantha Morton en el papel de una joven muda que encadilará a Emmet Ray en la película. Nada menos, pues, que dos nominaciones más en la carrera Allen, datos suficientes para afirmar que quizá tengan razón aquéllos que matizan que debiera ser Allen, como director de esos actores, el
eternamente nominado.

Sweet, lowdown

Detrás de la banda sonora, el inefable y nunca bien ponderado Dick Hyman, pianista de suave y clásico estilo, perfecto para el tempo sweet and lowdown de la película. El guitarrista que "dobla" a Sean Penn es el no menos talentoso y técnico Bucky Pizarelli. Allen tiene además el buen gusto de incluir en la lista de canciones de la cinta títulos originales interpretados por Django Reinhardt. Del manouche son los temas Avalon o When Day is Done. El resto de los temas están intrepretados por la banda liderada por Hyman, aunque también suenan los contemporáneos de Reinhardt Bix Beiderbecke, Sidney Bechet, Red Nichols... Todo un ejercicio de nostalgia y amor por el jazz clásico (Woody afirma en más de una ocasión que no entiende el moderno.

El criminal y Eva: Joseph Losey con jazz

20100130002825-losey.jpg

Tomo dos películas de Joseph Losey que me he visto esta semana. Filmoteca de Zaragoza. El criminal y Eva, años 1960 y 62, respectivamente, porque en ambas hay jazz. En la primera, The criminal, una historia de cárceles y ladrones, la música la pone Johnny Dankworth, uno de los mejores saxos altos de la Gran Bretaña. A la segunda, Eva, historia de amour fou, un habitual de las bandas sonoras que vienen a este blog, Michel Legrand, y protagonizada por otra que puede venir aquí todas las veces que quiera. Me refiero a Jeanne Moreau.

El criminal: el jazz de la cárcel

El criminal es una película carcelaria. Stanley Baker, actor fetiche del director británico Joseph Losey, es el criminal del título, Johnny Banion, a punto de salir de prisión, y que ya ha ideado el plan para cometer el robo de su vida. Lástima que las cosas no salen como él quisiera una vez fuera, en la calle, robo ejecutado. Volverá a dar con sus huesos entre rejas pero, si antes era el rey, las cosas han cambiado con su retorno.

El criminal tiene una banda sonora repleta de jazz, y dadas las características de la trama, es un jazz machacón y omnipresente. Es decir, personaje atormentado, obsesionado por el dinero, por el robo que le retire, por la angustia de la vida en prisión, las relaciones con los funcionarios, los compañeros de su banda, antes y después del robo; todo ello hace que el jazz persistente en tiempo y casi en espacio (barrotes y muros de la cárcel) compuesto por Dankworth, y en gran banda, acentúa la tensión de personajes, los instantes en que se comete tal o cual fechoría, tal o cual paliza. Abundan los primeros planos, hay momentos en que al jazz le acompaña el soniquete de las protestas de los presos. Y tal presencia de la música puede que perjudique a la película. No porque el jazz de Dankworth sea malo, ni muchísimo menos, sino porque en algún momento puede subrayar en exceso. Suena una muy bonita canción, que canta Cleo Laine, a la sazón esposa de Johnny, con un espíritu jazz muy puro.

Y la película, a día de hoy, puede que haya quedado algo desfasada. B/N no falta, los personajes dentro de la cárcel están bien dibujados, bien interpretados. Pero la parte final se ensimisma en los tópicos y en el ombligo de la traición y la culpa.

Eva: amores locos

Eva no tiene nada que ver con El criminal. Sale Jeanne Moreau, te enamora Jeanne Moreau, y es una historia de amores locos, amores perros. El caso es que Eva, o sea, la Moreau, es una joven mujer de cascos ligeros, que se diría antes. Esta moza (Eva, nombre elegido no sin motivo) de buen vivir se cruza en el camino de Stanley Baker otra vez, que aquí encarna a un escritor galés de gran éxito afincado en Italia ya que aquel cine está adaptando sus novelas a la gran pantalla. Está a punto de casarse, con lo cual queda claro cuál va a ser el conflicto de la película. Bloody Welshman, le dice Eva en un momento de la película.

Porque es una historia atormentada, Eva, quien aparte de los hombres odia a las mujeres viejas, va más por libre que mandada a hacer de encargo. Mentirosa y caprichosa, tiene al escritor a mal traer. En Venecia se conocen de noche, por supuesto. A Roma se la quiere llevar, y apenas lo conseguirá. Parece que él la haya “conseguido” cuando a continuación va Eva y le pega con la puerta en las narices. Él que no obceca en ningún momento, hasta cuando contrae las nupcias con su prometida.

Con este argumento Losey acertó al elegir a Michel Legrand, el enorme compositor francés, con un jazz más sofisticado, mucho menos presente que en El criminal, pero igual efectivo. Y en éstas que hay un tema que Eva se pondrá una y otra vez en el tocadiscos hasta que literalmente lo destroza: es la versión que del tema de Ann Ronell, Willow weep for me, inmortalizara Billie Holiday. Hay dos temas más: Loveless love, también cantado por Billie, bluesy y encantador; y Adam et Eve, mucho más obvio en ese sentido, compuesto por Legrand y cantado por un representante del soul y del rhythm and blues, Tony Middleton.

La visión de esta película se hace necesaria debido a la presencia de Jeanne Moreau (sensualidad francesa en Italia, la piel suave de Eva, los ojos de Jeanne Moreau, la primera entre todas las mujeres), a la cual le sienta bien la noche, el amanecer, el juego o la bebida en esta historia veneciana y romana que demuestra a Stanley Baker, y al espectador, que el amor puede perjudicarle gravemente la salud. A pesar de todo, buena película.

Nola Darling: una historia de Brooklyn

20090401191628-nola-darling.jpg

Ver Nola Darling, la película con la que Spike Lee asentó sus reales antes incluso que con Haz lo que debas, es como abrir la ventana de tu cuarto para que te entre un poco de aire fresco y ventile la habitación. Ver Nola Darling, aquí llamada así, en el original She’s gotta have it, por primera vez y sin tener las referencias posteriores que tenemos si la vemos hoy, es algo que envidio insanamente. ¿Sundance, algún circuito de arte y ensayo de los de antes de toda la vida? Me gustaría irme hacia atrás y comprobar, si hubo estreno, la repercusión de una película dirigida por el hijo de un músico de jazz que tocaba el contrabajo en 1986.

Nola Darling viene aquí por ése y otros motivos. Papá Bill Lee, contrabajo que ha acompañado en jazz a un montón de gente, compuso la banda sonora de la película. Nola Darling viene también porque me gusta, porque es una película en B/N (salvo un momento mágico de color), porque los personajes miran a la cámara, porque Spike Lee tenía muchísimas ganas de hacer una película, de contar todo lo que tenía que contar, porque es una historia de amor, porque me gusta la protagonista, porque hay unas escenas de sexo muy bien rodadas, porque sale Brooklyn, porque en un poster sale Michael Jordan, porque hay cámara al hombro, porque adivino lo que después he visto que son los modus operandi de Spike Lee y su cine. Porque está bien tener muy claro desde tu primera película que ése va a ser tu estilo.

A mediados de los ochenta Spike Lee no era más que un chico negro en América que había hecho alguna cosa casi para sí mismo que quería ser director de cine. Como las puertas supongo que se le cerrarían una detrás de otra, le dio por crear su propia productora. Uno imagina cómo él y un par de amigos alquilan un departamento modesto en el Brooklyn de sus amores. 40 acres and a mule ha seguido encabezando los títulos de crédito de Spike Lee hasta hoy. El piso ya no está donde estaba. A lo mejor habrá que subir ahora hasta la parte más alta de un rascacielos.

Nola Darling es una chica afortunada: por ella se debaten tres jóvenes más o menos de su edad pero de muy diferentes formas de ser y de pensar. Uno con pose intelectual, tierno y agradable. El segundo, un músculos que lo basa casi todo en lo que lo basa. Y el tercero… el tercero es Spike Lee. Tercia sin éxito una chica lesbiana.

Podría decirse que es un típico producto Spike Lee si no fuera porque en Nola Darling lo deja todo al amor. Es decir, aquí no hay rollo de conciencia negra ni pretensiones que han caracterizado buena parte de su filmografía. ¿Spike evasivo? No lo sé, pero me gusta. Lo que no voy a hacer es una comparación, que podría hacerse por legítima, entre Nola Darling y Annie Hall, entre Spike Lee y Woody Allen. Pero hay unas cuantas similitudes.

Nola Darling es en B/N salvo la escena que he dicho. Es un baile a ritmo de jazz en un parque (¿Central Park?) que le regala el novio tierno e intelectual a Nola Darling. Me gusta el jazz, el baile y la voz que canta la canción en esa escena. El cantante se llama Ronnie Dyson y me gustaría encontrar cosas de él.

El jazz lo pone Bill Lee y Stanley Cowell y Joe Chambers y Harold Vic y Cedar Walton y Kenny Washington. Tiene una manera de sonar como retardado que me ha gustado bastante. Son temas alegres, optimistas, muy bien utilizados, muy bien integrados. Bill Lee tiene un cameo. ¿Me gustaría igual el cine de Spike Lee si el cine de Spike Lee no tuviera jazz?

Hay una escena en la que el chico tierno e intelectual sigue por Brooklyn a Nola Darling que me parece un homenaje a Godard o Cassavetes. Resume muy bien lo que tiene Nola Darling

Las relaciones peligrosas: por qué le llaman amor

20090213204702-lasrelacionespeligrosas.jpg

Quería verme Las relaciones peligrosas porque sabía que en esta película francesa de 1959 había jazz. Y así, cuando los preciosos títulos de crédito del comienzo, en seguida identificas los acordes disonantes del piano de Thelonious Monk. Había más, aunque lo que más suene sean los iconoclastas temas del pianista iconoclasta. Suenan los Jazz Messengers, en la película salen Barney Wilen, Duke Jordan  y también Kenny Clarke, que ya vivía por entonces musicalmente exiliado en el país galo. De oídas tenía sabido que era una adaptación muy libre del clásico de la literatura europea Les liasions dangereuses de Chordelos de Laclos, el mismo que fue llevado al cine casi en el mismo año por Milos Forman y Stephen Frears. Y sí, después de vista es una versión bastante libre, las amistades se desarrollan en el siglo XX, pero sin dejar de ser entre gentes de la alta burguesía. Lo cual no me molesta ni le quita interés a la historia. Sigue habiendo un Valmont, aunque hay alguna licencia de cambio en el guión de Roger Vadim, a la sazón el director.

Gérard Philipe es Valmont; la que en el libro es la marquesa amante de Valmont es aquí Jeanne Moreau, la esposa de Valmont. Entre los dos hay un juego muy libre de amores y aventuras de lo más consentido. Cualquiera de los dos propone y el otro dispone. Hasta que llega un momento en que el conflicto aparece. Los amores de una jovencita y una mujer madura llevarán al extremo los que a priori sólo eran entretenidos juegos de cama.

En mitad de todo eso suena jazz. El jazz de Monk, el saxo de Charlie Rouse, las composiciones enigmáticas del pianista norteamericano. Suena jazz en las reuniones sociales del círculo de amigos de la pareja protagonista. En los clubes, filmados algo tópicamente, de París. Roger Vadim eligió jazz para ambientar el mundo snob de los burgueses de la Francia que existía en los años 50. Como en tantas ocasiones, unas más acertadas, otras no tanto, el jazz sirve para darle color, intelectualidad o nivel a una película.

El interés de la película digamos que decae como lo suelen hacer las películas que en su época nacen con pretensiones de modernidad. Vadim no es el director que todo cinéfilo tendría en mente para decir cuál es el director de la sensualidad, a pesar de los ejemplos de películas como Y Dios creó a la mujer o la invención del mito de Brigitte Bardot. No era un director muy dotado que digamos, pero Las relaciones peligrosas llega a interesar lo mínimo para seguir la trama del amor por doquier que se inventan los dos protagonistas. No entraré en juzgar comparándola con las dos versiones más conocidas de finales de los 80. Creo que no tienen nada que ver, en cuanto a historia y en cuanto a época, y no me refiero al cambio de ambientación histórica de siglo. Son otros tiempos, los lejanos años 50.

Curiosidades: en un papel secundario aparece Boris Vian, el gurú del bon vivant francés, jazzman y poeta, escritor y sinvergüenza de los buenos. Y actor.

He hablado de la visión que del jazz se deduce en el cine. Aquí, aunque sea para dar esa imagen depravada y prohibida de las consecuencias malignas del jazz, suena. Como en la escena que provocará el clímax de la película (profusión de batería a tutiplén y tempo furioso) Lo que prevalece ante todo es el jazz de Monk. A raudales. Luego alguna intervención de los Messengers de Art Blakey, por esa época en gira en Europa, dicho sea de paso. Y las intervenciones in situ de Duke Jordan al piano, Barney Wilen en el saxo y Kenny Clarke en la batería en la escena de marras. Los demás sólo son disco. A Monk lo usan sobre todo para crear esa imagen de semi-caos sentimental en que se desarrolla la historia, para crear el clima propio de lo snob y lo burgués.

Ah, y Jeanne Moreau. Creo que ya dije de ella en Ascensor para el cadalso, de Louis Malle. Para que me entendáis, ella es la Glenn Close de la de Stephen Frears. Y cada vez que mira, cada vez que se come al actor que tiene en frente, es una ocasión que ni pintada para olvidarme si estoy viendo o no una buena o mala película. Me importa más ella sobre todas las cosas. Ya si me acompaña Monk y su jazz de rompe y rasga, miel sobre hojuelas. Aunque supongo que para vosotras la miel será Valmont, o sea Gérard Philipe.

E-mail: luisgra@hotmail.es

Web: www.jazzgra.jimdo.com