Un espiritual (traducción de la expresión inglesa spiritual song) es un tipo de canto religioso que surge durante el siglo XIX en los Estados Unidos. Los espirituales son adaptaciones populares de los himnos religiosos protestantes hechas, fundamentalmente, por afroamericanos. Son los antecedentes musicales del gospel. Puede ser música colectiva (coral) o individual (vocal solista). Cuando se da el primer caso suele ser más sencillo, mientras que en el segundo suele ser más virtuoso.

El canto de los himnos religiosos constituía la esencia del canto litúrgico en América del Norte durante los siglos XVII y XVIII. La expresión spiritual song se empezó a utilizar ya en el siglo XVIII para designar un tipo de canto religioso diferente de los salmos y de los himnos al uso en las Iglesias protestantes, que normalmente eran adaptaciones de estos hechas por predicadores.

Eran cantos que se crearon colectivamente en una especie de improvisación. Las sugerencias de personas individuales se complementaban con las repeticiones del grupo, dentro de un proceso en el que fragmentos de cantos ya conocidos servían para elaborar otros nuevos, y donde la esperanza de la religión y el entusiasmo generado por el mero hecho de estar juntos desprendía una energía creadora que hacía que las fórmulas improvisadas se uniesen para engendrar unos cantos que serían luego memorizados, transmitidos de generación en generación y difundidos a otras regiones.

Rasgos característicos:

  • composición de textos a partir de frases breves, repetidas y entrecortadas de invocaciones;
  • adición de estribillos y de leit-motiv (una breve fórmula melódica-verbal que se repite en las estrofas y en el estribillo, con carácter de interjección); se trata de una de las innovaciones de los espirituales dentro del canto religioso.
  • reescritura en un estilo popular de las tribulaciones, imágenes y símbolos bíblicos y evangélicos;
  • acompañamiento de movimientos corporales y de corros en que se arrastra el paso.
  • en la mayoría de los espirituales existe un paralelismo estructural entre letra y música: a cada sílaba le corresponde una única nota (aunque la ornamentación melismática puede alterar esta regla durante la ejecución).
  • en su contenido, el mundo terrenal se entremezcla con el más allá; por tanto, además del contenido religioso, los espirituales constituyen una verdadera crónica de la vida de los oprimidos. Hablan del sufrimiento y de las pruebas que hay que superar, de las luchas por la liberación, de la búsqueda de un hogar.